la mujer en el siglo XVIII

VESTIMENTA DEL SIGLO XVIII Y PRINCIPIOS DEL XX



SOMBREROS: Las mujeres usaban sombreros de palma, de lana o de paja de centeno. Se adornaban con cintas de colores o negras.

MANTILLAS: Se hacían de géneros finos de lana. Tenían forma de media circunferencia con las puntas ligeramente achatadas, y solían medir el doble de largo que de ancho. También se solían adornar con una guarnición de seda o simples “vivos”. Se usaban sobre la cabeza (con o sin pañuelo) o sobre los hombros. 

TOCAS: Era una prenda que se usaba cubriendo cabeza y cuello, hecha con telas finas de lino o algodón. Se sujetaban bajo la barbilla mediante ojetes por los que se pasaba una cinta o cordón en colores rojo o azul.

PAÑUELOS: En Tenerife se usaron mucho como complementos. Acostumbraban las mujeres a cubrir el cuello y los pechos  con el pañuelo de hombros. Éstos mismos o más pequeños  se usaban bajo la mantilla. Los había lisos de colores, de lunares, a cuadros o con dibujos de flores.

CAMISAS: Generalmente hechas de batistas de algodón, lino o lienzos. De corte simple y en color crudo o blanco hasta mediados del siglo XIX. 

JUSTILLOS (CORPIÑOS): Eran prendas pequeñas que se ceñían al cuerpo mediante un cordón enhebrado en la parte delantera con ojetes. Normalmente casi no llegaba a la cintura. Había varios tipos de hechura. Los colores más usados son el amarillo, blanco o rojo. El justillo cumplía la misma función que hoy tienen los sujetadores.

JUBONES: Son prendas similares a los justillos pero con mangas. En Canarias se consideraban prendas de fiesta.

CAPAS: Cubrían el torso de la mujer hasta más abajo de la cintura, fruncido por uno de sus lados más largos para formar el cuello, al que se ciñe por medio de cintas. Es prenda de abrigo propia de zonas altas.

ENAGUAS: se designaba así a las prendas que cubrían a la mujer de cintura para abajo, tanto las interiores como las exteriores (hoy llamadas faldas). Se suelen hacer de lienzo de lino. Estaban considerado de mal gusto que asomaran, sólo se veían cuando la mujer se recogía su enagua exterior.

ENAGUAS DE CORDÓN: Recibe este nombre lo que hoy conocemos por falda. Se realizaban en “cordoncillo”, lanas de colores vivos del gusto de las mujeres de Canarias de la época. Normalmente cubría el resto de las prendas que llevaban debajo. Se dejaban unas aberturas laterales de cuyas puntas salían unas cintas para atarlas a la cintura. El largo variaba de media pierna a los pies.

ZAPATOS: Los documentos estudiados hablan de varios tipos. En Princesa Iraya lucen zapatos acordonados de piel virada o cuero negro, cerrados en el empeine; y zapatos con hebillas también en cuero negro o  vuelto. Este último tipo era usado en los trajes de fiesta aunque también los encontramos en los trajes de diario.


Comentarios

gracias:)

uff gracias me has librado de un lio

Añadir un Comentario: